Underworld: Nueva Era (FanFic)

Todos mis libros solo cuentan con un único capítulo publicado, a fin de no desvelar la trama y subtramas de los mismos salvo que el lector adquiera una copia de ellos o acceda al medio ofrecido por mi para su lectura completa. Para más información contactar conmigo a treaves de la sección pertinente.

PRÓLOGO

El frio viento del norte soplaba por las nevadas montañas, avisando de la llegada del invierno que tanto se temía.

Los innumerables rugidos de los licántropos en sus cuevas llenaban el ambiente, ansiosos por iniciar de nuevo una cacería por las tierras de los hombres.

En la entrada de una de esas cuevas podían vislumbrarse dos figuras a plena luz de la luna. Una mujer y un hombre, besándose con ternura, como si fueran a despedirse para no verse en largo tiempo.

­—No te preocupes por la batalla, amor. Todo saldrá a pedir de boca.

—No es la pelea lo que me inquieta, Ares.

Una lenta caricia por la mejilla de la chica fue la compañía perfecta a la dulce mirada, que le hizo conmoverse por la preocupación de su compañero.

—¿Acaso bien no vale la pena arriesgarse por poner fin a esta estúpida guerra? —Preguntó con firmeza la joven muchacha sin apartar la vista del rudo hombre con el que hablaba.

Girando este la cabeza, se acercó al borde del abismo que se cernía ante él, recibiendo la helada brisa que caía junto a la tormenta de nieve recién iniciada.

Cerrando sus ojos, exhaló el aire que contuvo casi sin darse cuenta por los nervios. Ciertamente pocas cosas eran las que le inquietaban ya en este mundo, pero el loco plan que estaban a punto de llevar a cabo no le inspiraba confianza alguna, y eso que lo ideó él mismo.

Las pálidas manos de su compañera tocaron su espalda desnuda, para acabar abrazándolo por detrás.

—No puedo arriesgarme a perderte… —Confesó.

Un pequeño mordisco en su hombro le sacó al chico una sonrisa, logrando distraerlo unos segundos de todo pensamiento. La sangre que corría de las dos marcas se vio pronto cesada por su rápida cicatrización.

Un susurro provocador fue la respuesta de Ares:

—Me creerán. Tengo pruebas suficientes como para demostrar mi linaje.

—¿Y luego que, eh? ¿Te obedecerá Víctor solo por ello? Ambos sabemos que ese maldito vampiro traicionó a tu padre en su cara.

Con cierta sonrisa burlona, la vampira agarró a su amante y lo tiró al suelo, besándole poco después. Ella tenía muy claro cómo frenar a ese vampiro y no le preocupaba lo más mínimo.

—Nosotros no somos tan salvajes como los licántropos, cariño. Si hay un poder mayor que el de Víctor, ese es el del consejo. Ellos me ayudarán a imponerme.

Agarrando las manos de Ares, el chico las besó con caballerosidad pese a estar tirado en el suelo. Con más tranquilidad, confiando plenamente en la palabra de su amiga, añadió:

—Si ese viejo verde te pone una mano encima, me lo cargo.

—Estoy segura de que sí —Dijo entre risas.

Un trueno en la distancia interrumpió momentáneamente la escena de intimidad entre la pareja, que se disponían a disfrutar el uno del otro antes de poner su disparatado plan en marcha. Otra vez.

Pocas horas después, siendo todavía muy oscuro, Ares se puso sus ropas decidida a no demorar más lo inevitable. Despidiéndose del chico, desapareció entre la tormenta para dirigirse hacia el bastión principal de los vampiros, esperanzada en poder ganarse al consejo con sus pruebas e intentar frenar de una vez por todas aquella guerra absurda,  guerra que ni ella ni su padre habían apoyado jamás, al igual que otros tantos del consejo.

Mientras tanto, aquel recio y fornido hombre que quedó atrás permanecía sentado en su asiento de hielo, meditando paso por paso cada etapa de su loco pero extremadamente elaborado plan.

Solo tenía que librar una batalla más, un último empujón, una última masacre. Licántropo o vampiro, daba igual. Aquel día acabaría con cualquiera que se interpusiera entre él y su presa, su mayor y más ambicioso objetivo: el final de la guerra.

Para continuar leyendo la novela completa, accede 
al medio de publicación pertinente.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s